MISA DE NTRA. STA. DE LUJÁN EN LA ARQUIDIÓCESIS DE BUENOS AIRES

43 º Peregrinación juvenil a pie a Luján

30 de septiembre y

1 de octubre  de 2017

 

“MADRE, ENSEÑANOS A CONSTRUIR LA PAZ”.

 

Jn 19, 25-27

 Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre.» Y desde aquel momento, el discípulo la recibió como suya.

¡Qué grande es el amor de Jesús! No le bastó darnos la vida, nos quiso regalar lo que más amaba en este mundo. Nos regaló su Madre como Madre nuestra. El Beato Papa Pablo VI, cuando declaró a María madre de la Iglesia, en medio del Concilio Vaticano II, nos recordaba que María no es sólo la mujer del pasado sino también la mujer que actúa en el presente con su amor maternal en la vida de cada uno de nosotros.

María, mujer de paz, nos lleva por los caminos de la paz. Esa paz que, al decir de San Juan Pablo II, es don y tarea. Un regalo de Dios que tenemos que cuidar y cultivar, construir entre todos.

Construimos la paz cuando superamos la corrupción y la injusticia, cuando valorizamos el diálogo sereno y fraterno en búsqueda de la verdad y cuando nos encontramos con el verdadero sentido de nuestras vidas. El beato Pablo VI decía en uno de los lemas de las jornadas mundiales de la paz: Si quieres la paz, trabaja por la justicia. Sólo ella es garantía de la verdadera paz en el mundo.

Somos un pueblo peregrino que alaba a Dios por su acción en nuestra vida y que camina hacia la plenitud de la felicidad en el encuentro definitivo con el Padre y la comunión plena y universal con toda la creación. La gloria de Dios manifestada en el camino de la vida, llegará a su plenitud en la resurrección final, de la cual María es anticipo y vínculo con Aquel que es el Camino a la Vida, Jesucristo, Señor de la historia.

¡Un bendecido domingo!

Virgen de Luján

Anuncios

COMENTARIO AL EVANGELIO

43 º Peregrinación juvenil a pie a Luján

30 de septiembre y

1 de octubre  de 2017

“MADRE, ENSEÑANOS A CONSTRUIR LA PAZ”.

Virgen de Luján

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según Juan (19, 25-27) 

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre.»

Y desde aquel momento, el discípulo la recibió como suya. 

Palabra del Señor.

 

Queridas hermanas y queridos hermanos:

Los invitaría a contemplar un instante la escena: Jesús está pasando por el momento más doloroso de su vida. Es despreciado, insultado, escupido, calumniado. El sufrimiento físico y moral es muy intenso. En ese momento, clavado en la cruz, mira a su madre. Cuánto dolor habrá experimentado la madre al ver así a su hijo. Cuánto dolor habrá experimentado el hijo al ver el sufrimiento de su madre ¡Cómo duele el dolor del otro cuando el amor al otro es grande!

Jesús usa el término “mujer”. No se lo habíamos oído desde que lo usó, al inicio del Evangelio según San Juan, en las bodas de Caná. Ahí no había llegado la hora. En este momento, cuando la hora llegó, la hora de la entrega total, la hora de la redención, la hora de la plenitud del amor sacerdotal, la hora en la que el mal, el pecado y la muerte son vencidos, vuelve a utilizar el término mujer. María es la “mujer” bíblica que da a luz al Mesías y que se convierte en Madre que da vida a la Iglesia, presencia sacramental de Cristo. En esa hora, culmen de la historia, en donde la vida de los hombres es redimida y nacemos a la eternidad, Jesús entrega su madre  al discípulo amado y este  la recibe. Nosotros somos los discípulos amados del Señor que recibimos su madre como nuestra propia madre. Este episodio no describe sólo un acto de piedad filial de Jesús hacia su madre, sino una verdadera revelación de su maternidad espiritual. María se convierte en la madre no sólo del discípulo amado, sino también de todos aquellos a quienes él representa, el conjunto de los creyentes. María es madre de la vida de Jesucristo, suscitándola en todo discípulo a quien Jesús ama.

Es en esa hora en la que los hombres recibimos para siempre el consuelo y la fortaleza de la Madre. A partir de ese momento, ya no estamos solos cuando sufrimos; hay una mujer que es madre, esposa y amiga que nos contagia su fe y, con ella, su fortaleza. ¡Qué grande es el amor de Jesús! No le bastó darnos la vida, nos quiso regalar lo que más amaba en este mundo. Nos regaló su Madre como Madre nuestra. El Beato Papa Pablo VI, cuando declaró a María madre de la Iglesia, en medio del Concilio Vaticano II, nos recordaba que María no era sólo la mujer del pasado sino también la mujer que actúa en el presente con su amor maternal en la vida de cada uno de nosotros.

María, mujer de paz, nos lleva por los caminos de la paz. Esa paz que, al decir de San Juan Pablo II, es don y tarea. Un regalo de Dios que tenemos que cuidar y cultivar, construir entre todos.

Construimos la paz cuando superamos la corrupción y la injusticia y cuando nos encontramos con el verdadero sentido de nuestras vidas.

Cuando en una sociedad los que tienen que velar especialmente por el bien común no lo hacen siempre se generan situaciones de violencia. La corrupción de la injusticia genera violencia. Esa justicia, “largamente esperada”, serena los ánimos, da seguridad a la sociedad y encauza el apetito de venganza en sanciones que buscan siempre el bien de todos, que protegen a la sociedad y encauza la corrección del que delinquió. Cuando los que tienen que administrar justicia no lo  hacen en tiempo y en forma, generan situaciones de irritación y, en muchos casos, de búsqueda de una “justicia” por manos propias que termina generando nuevos males. La corrupción de la clase dirigente, en muchos casos, se hace cómplice con su no actuar honesto, del narcotráfico, trata y desaparición de personas, permisividad ante lo ilícito y tantos otros males que siempre son generadores de violencia. La corrupción mata porque se descuida el cuidado del bien en común en función de intereses individuales de poder económico  y político.

El beato Pablo VI decía en uno de los lemas de las jornadas mundiales de la paz: Si quieres la paz, trabaja por la justicia. Sólo ella es garantía de la verdadera paz en el mundo. La acumulación de bienes, el crecimiento económico en base a la explotación de personas, la deshonestidad en los precios, los salarios injustos, la brecha creciente entre ricos y pobres, la omisión de la responsabilidad del estado, la acciones escrupulosas de los que detentan el poder económico, son siempre generadores de violencia social. Es violencia no reconocer en el otro un ser humano, sujeto de derechos inviolables, es generadora de violencia la indiferencia que se niega a ser sensible ante el dolor de los otros.

Cuando reducimos la búsqueda de la felicidad al consumo, al uso esquizofrénico de la genitalidad, a la evasión de la realidad, nace en cada ser humano y en la sociedad, situaciones de violencia. Al buscar la plenitud en aquello que no lo puede dar surgen sentimientos de frustración que en muchos casos son generadores de violencia y auto violencia. Somos imagen de un Dios que es la plenitud del amor. Sólo viviendo la vida en clave de amor, nuestra vida encuentra su sentido más profundo.

Hoy, nuestra Madre nos señala el camino de una vida plena, capaz de proclamar la alegría de un Dios misericordioso que mira nuestra pobreza y hace en nosotros y, a través nuestro, grandes cosas. María es mujer de paz, generadora de paz, porque encontró en la fidelidad a Dios el sentido más profundo de su existencia. María encontró la paz en su entrega incondicional a la voluntad del Padre, amando, en su Hijo, a la humanidad entera.

Somos un pueblo peregrino que alaba a Dios por su acción en nuestra vida y que camina hacia la plenitud de la felicidad en el encuentro definitivo con el Padre y la comunión plena y universal con toda la creación. La gloria de Dios manifestada en el camino de la vida, llegará a su plenitud en la resurrección final, de la cual María es anticipo y vínculo con Aquel que es el Camino a la Vida, Jesucristo, Señor de la historia.

 

Un bendecido próximo domingo para todos,

P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC

Centro de Espiritualidad Palotina

 

SALMO                                           Lc 1, 46-48. 49-50. 51-53. 54-55 (R.: cf. 49)

R. El Señor hizo en mí maravillas:
¡gloria al Señor!


«Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz. R.

Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡su Nombre es santo!
Su misericordia se extiende de generación en generación
sobre aquellos que lo temen. R.

Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los soberbios de corazón.
Derribó a los poderosos de su trono
y elevó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías. R.

Socorrió a Israel, su servidor,
acordándose de su misericordia,
como lo había prometido a nuestros padres,
en favor de Abraham
y de su descendencia para siempre.» R.

Basilica de Luján

 

SANTA ROSA DE LIMA

Santa Rosa de Lima

PATRONA DE AMÉRICA LATINA

Santa Rosa nació en Lima (Perú) en 1586; murió en la misma ciudad el 24 de agosto de 1617. Mujer laica, que consagró su vida en virginidad, formando parte de la tercera Orden de Santo Domingo.

Apasionada de amor por Dios, lo sirvió en sus hermanos más pobres. Anunció con entusiasmo el mensaje de salvación que dio sentido pleno a su vida.

Que ella interceda por nuestra América Latina tan sufriente por causa de la injusticia, la violencia y la exclusión. Que podamos compartir las riquezas naturales y humanas de nuestras tierras de tal modo que a nadie le falte lo necesario para la vida. Que podamos encontrar en Jesús el verdadero tesoro que ilumina nuestra existencia.

RECORDAMOS A SAN VICENTE PALLOTTI

VINZENZ-PALLOTTI_w233

Su fiesta litúrgica es el 22 de enero. Cada día 22 le damos gracias a Dios por su vida. A través de él hemos recibido un carisma que enriquece a todo el pueblo de Dios.

San Vicente sostenía que Jesús nos dejó el precepto del amor como el más importante y el que sintetiza todos los mandamientos. El amor nos mueve a buscar el bien de los demás como nuestro propio bien. El don más grande que tenemos es la Fe. Amar implica, por lo tanto, comunicar este don precioso a los demás. Porque para nosotros es nuestro bien mayor, tenemos que compartirlo, ofrecerlo, anunciarlo. Esto es lo que llamamos apostolado. Fundados en el mandamiento del amor, todos tenemos el deber y el derecho del apostolado.

Por el bautismo, que nos unió a Cristo para siempre, todos participamos de la misión evangelizadora de Cristo y de la Iglesia.

Que, por intercesión de San Vicente Pallotti, el Señor nos regale la alegría de una vida comprometida con la misión evangelizadora de toda la Iglesia, para que cuanto antes llegue ese momento tan deseado de la unidad, en el que habrá un solo rebaño y un solo Pastor.

LA AMISTAD, DON DE DIOS

amigos

Ya no los llamo servidores, porque el servidor no sabe lo que hace su señor. A ustedes los he llamado amigos porque les he dado a conocer todo lo que escuché a mi Padre.[1]

Celebramos hoy, en Argentina, el día del amigo. Es justo y necesario darle gracias a Dios por el don de la amistad y, sobre todo, porque Él se ha hecho nuestro amigo. No un amigo más, es el Amigo por excelencia. Sólo Dios nos ama en Jesús con un amor absoluto y eterno.

Muchas veces abusamos de la palabra amistad. Analógicamente podemos llamar amigos a mucha gente, pero en realidad los amigos son muy pocos. Estamos llamados a ser todos hermanos, la amistad es un acontecimiento espontáneo y voluntario que necesita cultivo, cuidado. Sean muchos los que te saludan, pero amigo íntimo, uno entre mil.[2]

La amistad consiste en amar a alguien que nos ama. La amistad es siempre un vínculo interpersonal. Es el encuentro de dos personas que se experimentan identificadas. Se funda en la semejanza de espíritu. No se trata de que ambos piensen o sientan igual ante todo; la amistad no es uniformidad, necesita la alteridad, al otro como distinto. Pero es como si se vibrara en un mismo tono. Hay una identificación de ideales, de proyectos, de concebir la vida, un encuentro en el afecto y en la mirada de la vida.

Se opone a la amistad, el utilitarismo: amar alguien por la utilidad que nos proporciona. La amistad descubre en la persona del otro un bien, gusta de estar en su compañía; no lo ama por la utilidad que nos proporciona sino porque  su misma persona es un bien para nosotros.

Es condición necesaria para la amistad,  la gratuidad. El amigo no exige, no es demandante, sabe convivir con los límites del otro y aprende a perdonar; ayuda a crecer, da sin especular respuesta. La amistad es lugar de maduración del amor. La amistad se funda en la libertad. Somos libres cuando la ausencia del amigo nos entristece pero no nos paraliza; cuando su presencia en nuestras vidas no nos aleja de los otros, cuando nos anima en nuestro camino vocacional, cuando nos ayuda a realizar el sueño que Dios tuvo de nosotros cuando nos llamó a la vida. La amistad crece cuando  superamos las actitudes posesivas; no somos dueños del otro, somos servidores de la vida. La amistad no es adulación, se compromete con el crecimiento del otro, encontrando la alegría en que el otro encuentre el verdadero bien. Es amigo el que busca siempre el bien del ser amado; por eso está siempre dispuesto a comprender y a perdonar las ausencias y las faltas. El amigo ama en toda ocasión.[3] No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.[4]

La amistad, dice el Siervo de Dios, Cardenal Eduardo Pironio[5], es un reencuentro consigo mismo en la persona del amigo. El amigo es como un “alter ego”, otro yo. Puedo hablar con él como si hablara conmigo mismo. Me experimento comprendido, aceptado. Esto no quita el grado de soledad que todos experimentamos. Las experiencias personales son incomunicables en su totalidad. El amigo es compañía, es contención, ayuda a decidir. El compartir siempre enriquece.

«Ningún hombre, aunque tuviera todos los bienes exteriores, elegirá vivir sin amigos» (Santo Tomás). La amistad nos humaniza, nos conduce a Cristo, el amigo por excelencia. La amistad es un tesoro «el hombre dichoso necesita de amigos» (Aristóteles). La  amistad es un don de Dios que tenemos que pedir, buscar y agradecer.

Jesús amó con un amor universal, sin excluir a nadie. También cultivó vínculos de amistad con personas concretas: el discípulo amado, Lázaro (Señor, tu amigo está enfermo)[6], Marta y María (Jesús era amigo de Marta, de su hermana y de Lázaro)[7].

Qué podamos cultivar siempre espacios de diálogo y comunión; sin comunión de vida no hay amistad. El principal acto de la amistad es la convivencia con el amigo.[8]

Decíamos que la amistad es un concepto analógico. Qué podamos construir la amistad social en nuestros pueblos y ciudades para que la casa común que todos habitamos sea un lugar de paz, respeto, solidaridad y justicia.

Un bendecido día del amigo,

P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC

 

[1] Jn 15,15
[2] Eclo 6,6
[3] Prov 17,17
[4] Jn 15,13
[5] Pironio, Cardenal Eduardo Francisco. Escritos Pastorales. BAC, Madrid, 1975. Cap. XI.
[6] Jn 11,3
[7] Jn 11,5
[8] Aristóteles. VIII Ética, 5

¿IDEOLOGÍA O BIEN COMÚN?

Los otros días escuché una frase que me pareció muy iluminadora para este tiempo que estamos viviendo: la ideología es un conjunto de ideas que no te dejan pensar. Quien la comentó se la atribuyó al humorista Caloi. No pude verificar si le pertenecía a él o no; lo cierto es que me pareció maravillosa.

Qué bueno que podamos sistematizar nuestros pensamientos, relacionarlos, ir construyendo el paradigma de sociedad y de país que queremos. Qué bueno que podamos poner pasión en aquello que vemos como bueno para nosotros y para los demás. Dios nos creó semejantes a Él y, por eso, con capacidad de pensar, proyectar, soñar. En el ejercicio de la democracia somos invitados a opinar, criticar, controlar, pensar alternativas, defender proyectos. Una de las peores consecuencias de una dictadura es bloquear en nosotros, sobre todo en los jóvenes, la participación en la construcción del bien común.

Ahora, no hay construcción del bien común si no partimos de un diálogo sincero y genuino. Y no hay diálogo si no hay capacidad de escuchar, de modificar postura. Una escucha empática que nos permita descubrir lo que hay de verdad en el otro, sin, por eso, renunciar a lo que nosotros vemos como verdad.

Ideologia

El peligro de la ideología es cerrarnos en un esquema de ideas que defendemos a capa y espada, sin pensar en la posibilidad de matices, alternativas, reciprocidades, complementariedades, de rearmar pensamientos. La ideología pretende convertir un conjunto de ideas en  verdad absoluta. Esto niega la posibilidad de verdad en el que piensa diferente y, por eso, menosprecia al otro como ser pensante. De ahí que la absolutización de la verdad que pretende una ideología (cualquiera de ellas) anula al que piensa distinto.

Los Obispos Latinoamericanos, reunidos en Puebla en 1979 nos dicen en los números 535 y 536 del Documento Conclusivo de la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano: Toda ideología es parcial, ya que ningún grupo particular puede pretender identificar sus aspiraciones con las de la sociedad global. Una ideología será, pues, legítima si los intereses que defiende lo son y si respeta los derechos fundamentales de los demás grupos de la nación. En este sentido positivo, las ideologías aparecen como necesarias para el quehacer social, en cuanto son mediaciones para la acción. Las ideologías llevan en sí mismas la tendencia a absolutizar los intereses que defienden, la visión que proponen y la estrategia que promueven.

Eugene Ionesco (dramaturgo rumano, miembro de la Academia Francesa) decía que las ideologías nos separan, los sueños y las angustias nos unen. Esta frase me hizo pensar si este no era el camino de unidad para los argentinos. Venimos de tiempos de mucho dolor. Nuestra Patria nació dividida y a lo largo de la historia nos hemos ido atrincherando en bandos antagónicos. ¿No es la hora de recoger nuestros sufrimientos y ver que sin una auténtica amistad social nos seguiremos destruyendo como nación? ¿No es la hora de encontrarnos en nuestros sufrimientos y desde ahí convertir el dolor en una sabiduría que nos permita soñar un país diferente?

La ciencia actual le da un lugar muy destacado a las emociones. Ellas hacen a nuestra salud y a nuestras actitudes, a nuestro placer y a nuestro dolor ¿No será el momento de salir de la trinchera de nuestros pensamientos y empezar a contemplar lo que de verdad hay en el otro y en mí y, desde ahí buscar coincidencias animados por ese sueño que es común a todos: una Argentina en justicia y paz? Decía José Ortega y Gasset: Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la Hemiplejía moral.

 Diálogo

No quiero ser ingenuo. No basta el diálogo.  Hay proyectos de nación que parten de intereses económicos y de poder. En el escenario político, me parece, hay mucho de intereses personales que se anteponen al bien común. ¿Pero, es esta la realidad de la mayoría de los argentinos? No hace falta sólo dialogar, es necesario, también, retomar los auténticos valores que nos saquen del individualismo y de la construcción de una sociedad en donde lo que se busca es el marco para ganar más y con menos esfuerzo, enriquecerse a costa del dolor de los otros, sumar capital mientras una gran mayoría no tiene comida, trabajo, vivienda, salud y educación. Sin renuncia a los intereses de poder y de tener desmedido, tampoco podremos construir la nación que deseamos. No nos damos cuenta que cuando una sociedad no vive los valores que nos construyen como persona, podrán enriquecerse unos pocos pero los hijos de esos pocos seguirán viviendo en un mundo amenazado por la violencia y la muerte, en el mundo del sin sentido y de la nada, del vacío existencial, fruto del materialismo y del egoísmo, del consumismo adictivo y de la idolatría de la genitalidad. Cuando no se construye el bien común, el bien individual siempre está amenazado. La corrupción de los gobernantes, legisladores y jueces, las injusticias de todo tipo, el enriquecerse empresarial a costa del dolor del otro, las indiferencias ante el sufrimiento, una economía que no busque el bien común, la pérdida de la cultura del trabajo, la idolatría de la sexualidad y la fiebre consumista, todo esto es generador de violencia y muerte. Los valores que nos permiten crecer como personas, como ser social, cuya vida cobra sentido en función del bien común, son los que nos van a permitir construir un mundo en paz. Ya lo decía el Beato Papa Pablo VI: si quieres la paz, trabaja por la justicia. Esto implica un estado que trabaje por el bien común, una sociedad solidaria con el que sufre y una familia que forme en los auténticos valores.

 P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC

JUNTOS VIVIERON, JUNTOS MURIERON. HOY SON LUZ Y VIDA

Se cumplen cuarenta y un años de la entrega martirial de nuestros cinco Siervos de Dios: Pedro Dufau, Alfredo Leaden, Alfi Kelly, Salvador Barbeito, Emilio Barletti. 

Compartimos con ustedes párrafos de la homilía pronunciada en la misa de aniversario, en el año 2013.

En los años 60 y 70 vivimos un profundo espíritu de renovación en la Iglesia, un ambiente de primavera eclesial. El Concilio Vaticano II, los Documentos finales de Medellín (II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano), Juan XXIII, Pablo VI… Una Iglesia, pueblo de Dios, donde todos somos el cuerpo de Cristo, llamados a crecer en la santidad. Una Iglesia que renovó su forma de celebrar, que revalorizó la Palabra como fuente de vida, una Iglesia que profundizó el diálogo con la cultura, la política, el arte, la ciencia, el diálogo interreligioso, el ecumenismo. Un Concilio que nos habló de un Reino de Dios que se iba tejiendo en la historia de los hombres y sólo en la historia de los hombres; en donde el Evangelio aportaba una esperanza motora: la utopía de una sociedad basada en la justicia y en la inclusión de todos; el ideal del Reino que Cristo hizo presente en la historia de los hombres y que un día llevará a su plenitud. Una Iglesia despojada de todo aquello que históricamente en sus estructuras y vínculos entorpecía la frescura del Evangelio, la aventura apasionante de la Fe, el compromiso de un amor que se hace signo visible en el respeto a la vida de todos y en la protección de los más débiles. Una Iglesia que comenzó a beber en su Padres y en sus Santos, en una historia martirial y profética.

Nos dijo el Concilio en la Gaudium et Spes, uno de los documentos conciliares más iluminadores: Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. …La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del género humano y de su historia… el Concilio inculca el respeto al hombre, de forma que cada uno, sin excepción de nadie, debe considerar al prójimo como otro yo, cuidando en primer lugar de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente…. Cuanto atenta contra la vida cuanto viola la integridad de la persona humana…cuanto ofende a la dignidad humana…es totalmente contrario al honor debido al Creador (Cfr, 1 y 27).

En este contexto y sólo en este contexto pos conciliar es que podemos entender la entrega martirial de nuestros cinco hermanos, Siervos de Dios. Descontextualizar, es vaciar de contenido. Ellos no murieron accidentalmente. Murieron porque en un momento en donde la vida no era respetada, en donde unos pocos se sentían dueños de la vida y de la verdad, dijeron con la palabra y los gestos: sólo Dios es el dueño de la vida. Animados e iluminados por el Magisterio Conciliar, por Medellín, por el Documento de San Miguel de la Conferencia Episcopal Argentina, animados por los vientos de primavera que se vivían en la Iglesia, comprometieron su vida de fe con la defensa de la vida humana, tornándose una voz profética.

Unos días antes de la masacre, tuvimos nuestra periódica reunión comunitaria. Era un día frío y lluvioso. Fue en el salón de la casa parroquial que da a la calle; biblioteca, en aquel entonces, de la comunidad. Comentamos lo que se comenzaba a percibir en el país: personas que desaparecían, detenciones clandestinas, torturas. Surgió una pregunta: ¿ante tal situación, tenemos que seguir en esta línea pastoral que señala y acentúa el valor de la vida y de la justicia como camino de respeto a la misma? Y la respuesta fue: Sí, porque debemos ser fieles a Dios antes que a los hombres, a los poderosos de este mundo. Sabían que esa respuesta podía traer consecuencias duras pero optaron por ser fieles a Cristo en la certeza de que quien da la vida, gana la vida en Él. Esto hace de esas muertes, muertes martiriales.  Y en el contexto de una Iglesia que iba descubriendo aquello que luego nuestros Obispos argentinos nos recuerdan, en Líneas pastorales para la Nueva Evangelización, cuando señalan que no hay anuncio de la Fe, no hay evangelización, donde no hay compromiso con la vida, con la dignidad humana. Nuestros cinco Siervos de Dios fueron testigos de la fe porque se comprometieron en la defensa de la vida.

Descontextualizar, encierra otro peligro: querer entender las respuestas a la luz del hoy y no a la luz del ayer. El Concilio y Medellín, nos sorprendió. Surgieron diferentes respuestas, fue un tiempo de búsqueda, de diálogo animoso, de discernimiento muchas veces marcado por el enfrentamiento, fue un tiempo de aprendizaje.

Lo cierto es que algo en común marcó la vida de los cinco, con personalidades y maneras de pensar diferentes: querer ser fiel a Jesucristo, defendiendo y promoviendo el valor de la vida.

¡Cuánto hemos aprendido de ellos, tanto aquellos que los conocimos personalmente como quienes los conocieron por el testimonio nuestro! ¡Cuántas veces nos ayudaron a iluminar realidades difíciles de superar! ¡Cuántas veces fueron para nosotros luz y ánimo en el camino de la vida! ¡Cuántas veces hicieron presente en nuestras vidas la Palabra de Dios! ¡Cuántas veces nos alimentaron con la Eucaristía y nos dieron la paz del perdón! De nada valdría una memoria, incluso agradecida, si no bebiéramos de la riqueza de sus vidas y de su entrega final.

Martires Palotinos

¿Qué nos dice hoy la vida y la entrega de ellos?

Esa paz casi sobrenatural que transmitía Alfredo Leaden, nos vuelve a decir que la única violencia válida es aquella que subvierte nuestro corazón de piedra y lo transforma en un corazón de carne, la violencia del Espíritu que nos vuelve al proyecto original del Padre y, por eso, nos trae la alegría y la paz de la conversión.

La búsqueda apasionada de la voluntad de Dios de Dios que caracterizaba fuertemente a Alfi Kelly, nos vuelve a decir que no hay misionalidad sin discipularidad, no hay compromiso con la vida sin la contemplación orante del Señor de la vida. En esos días previos, Alfi, pasó largas horas en el oratorio. Parecía que su fuerte temperamento se había transformado, gozaba y transmitía una serenidad significativa junto a la preocupación por la campaña difamatoria que se armaba en las tinieblas contra él. Pudo, en esa circunstancia difícil, subir a la montaña del Señor para escuchar la voz providente de Dios.

La evangélica humildad de Pedro nos habla hoy de una Iglesia que se ha de despojar de toda vanidad o autorrenferencialidad, como suele decir nuestro Papa Francisco, para poder ser servidora a ejemplo de Cristo servidor. El Papa, en la misa de inicio de su ministerio, al presentarnos a San José como custodio de la vida, nos decía: ¿Cómo ejerce José esta custodia? Con discreción, con humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad total, aun cuando no comprende…

El amor a los jóvenes y la opción por una vida comunitaria fundada en Jesucristo que Salvador nos transmitió, nos hablan hoy de la necesidad de una conversión que nos permita superar los esquemas individualistas y negadores del mal. Fui testigo cercano de su deseo de santidad. Su anhelo por el ministerio sacerdotal es una voz que hoy le dice a muchos jóvenes: el sacerdocio y la consagración son caminos de plenitud humana cuando responden al llamado del Señor.

La sonrisa de Emilio hoy habla al corazón de los jóvenes y le dice que sólo poniendo la mirada en ideales que nos trascienden podemos vivir en plenitud la vida que nos Dios nos regaló. Que hay que darlo todo para ganar todo.

Decía el entonces Cardenal Bergoglio en la misa de la celebración de los veinticinco años del martirio: Quiero dar gracias a Dios porque todavía hoy, en medio de una ciudad turbulenta, llena de vida, de ansiedad, llena de fuerza, llena de esperanza, llena de problemas, llena de trabajo, quiso darnos una señal. Hay gente que todavía quiere vivir no para sí. Y el Señor permite que haya gente que en esa coherencia muera no para sí, sino para dar vida a otro.

Y decía en esa misma misa: 

Esta Parroquia ungida por la decisión de quienes juntos vivieron, ungida por la sangre de quienes juntos murieron, nos dice algo a esta ciudad, algo que cada uno tiene que recoger en su corazón y hacerse cargo. Despejar etiquetas y mirar el testimonio. Hay gente que sigue siendo testigo del Evangelio, hay gente que fue grano de trigo, dio su vida y germinó. Yo soy testigo, porque lo acompañé en la dirección espiritual y en la confesión hasta su muerte de lo que era la vida de Alfie Kelly: Sólo pensaba en Dios. Y lo nombro a él porque soy testigo de su corazón, y en él a todos los demás.  Simplemente ruego para tener la gracia de la memoria, que nos haga agachar la cabeza y pedir perdón, usando las palabras de Jesús “porque no saben lo que hacen”, por quienes desgarraron esta ciudad con este hecho.

Queridos hermanos,  al contemplar la alfombra en donde entregaron sus vidas, testigo silenciosa de su entrega final, ungida por la sangre de los cinco, ellos nos dicen que tenemos que ser apasionados buscadores de la verdad. Sólo ella nos hace libres. Promotores constantes de la justicia. Sin ella una sociedad sucumbe. Por eso, desde el Evangelio denunciamos todo intento de impunidad, de un silencio cómplice de la muerte, de aquí no pasó nada, de esto no hablemos más… A la vez, le pedimos al Señor que nuestra búsqueda de la verdad y nuestro anhelo de justicia esté siempre movido por el amor que busca el bien de todos y, por eso, la conversión de todos.

San Vicente Pallotti nos dice que nadie ama al otro si no busca la salvación del otro. La justicia brota de un corazón sanado y redimido cuando busca el bien hasta de aquellos que nos hicieron mal. Sin esta dimensión de perdón, que no es negación de la verdad y de la justicia, no seremos fieles a ellos.

Las llagas que provocaron las balas en sus cuerpos, hoy son llagas gloriosas. Intentemos imaginar sus rostros gloriosos, llenos de la alegría del encuentro con el Señor.

Le pedimos al Señor que pronto la Iglesia los reconozca oficialmente como nuestros intercesores y modelos.

Ellos nos hablan hoy tanto por sus vidas como por su entrega final. Esta muerte es para la vida porque alimenta nuestra vida de fe. Ellos hoy son fuente de vida porque nos hacen presente que vale la pena entregar la vida, que sólo dándola se la recibe en plenitud. Que nadie se cuida si no cuida la vida del otro. Fuimos llamados a la vida para amar como Jesús nos ama.

Decía el Papa Francisco en la misa de inicio de su ministerio: para «custodiar», también tenemos que cuidar de nosotros mismos. Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.

Hoy, con los cinco, volvemos a proclamar la Palabra del Señor que en el libro del Génesis nos dice: no pongas tus manos sobre el niño, no pongas tus manos sobre tu hermano, sobre ninguno de tus hermanos.

 P. Rodolfo Pedro Capalozza, SAC